Alimentos peligrosos para nuestras mascotas

Alimentos peligrosos para mascotas

Aún deben de resonar en los oídos de mi padre el grito que le pegué estas Navidades cuando le dio a La Gorda un trozo de chocolate.

Según él, le estaba haciendo un favor, y encima a ella le había encantado. Y es cierto, le encantó. Pero hay alimentos peligrosos para nuestras mascotas que mejor mantenerlos lo más lejos posible.

 

ALIMENTOS TÓXICOS PARA NUESTRAS MASCOTAS

Con esto, no pretendo asustarte.

Mis ruris comen de nuestra comida de vez en cuando. O porque nos “roban” sin disimulo. O porque no resistimos su caras de pena y desesperación y acabamos “dejando caer” algo. Y lo peor que nos ha pasado ha sido una diarrea leve.

Para que la mayoría de estos alimentos de los que te hablo produzcan síntomas, se necesitan cantidades muy grandes. Pero es bueno que conozcas sus efectos y decidir si se los das o mejor los evitas.

Chocolate

Alimentos peligrosos para mascotas
Alimentos peligrosos para mascotas

Contiene una sustancia llamada teobromina. Se trata de un estimulante natural que se encuentra en la cáscara del cacao. Y por lo tanto, en sus derivados, como el chocolate.

Se necesitan grandes cantidades para llegar a niveles tóxicos. Y más aún si lo que comen es chocolate con leche, donde los niveles de cacao son mínimos. Pero si tu perro se come una tableta entera, lo más probable es que termine con una gastroenteritis.

Cuanto más puro sea el chocolate, mayor cantidad de teobromina.

En pequeñas cantidades puede provocar vómitos y diarreas. En grandes cantidades, o en animales de pequeño tamaño, puede provocar nerviosismo, taquicardia, arritmias cardiacas, e incluso convulsiones y muerte.

Los gatos son más sensibles que los perros a la teobromina, pero mucho más difícil que se intoxiquen. Al no detectar los sabores dulces y ser mucho más selectivos con la comida, hay poco riesgo de que lo coman. Salvo si les ofreces crema de cacao. No distinguen los sabores dulces, pero sí los productos grasos. En este caso, difícil que se intoxiquen por la baja cantidad de cacao, pero fácil que engorden si se lo ofreces a menudo.

Uvas y pasas

Produce un fallo renal agudo. Es decir, los riñones, que son los filtros del cuerpo, dejan de funcionar de repente.

No es tóxico en todos los animales, y no se sabe qué sustancia lo provoca. Puede ocurrir con tan sólo unas pocas. Así que mejor no probar si tu perro o gato es inmune. Con los míos, prefiero vivir en la ignorancia y no ofrecerles jamás una uva.

 

Cebolla y ajo

Contienen una sustancia llamada tiosulfato.

Produce hemólisis, es decir, rotura masiva de los glóbulos rojos, dando lugar a una anemia importante. Notamos que nuestra mascota está más débil, se cansa, las mucosas están pálidas, la orina se vuelve rojiza o marrón, etc
Un pequeño consumo de ajo o cebolla, no suele hacer daño. En algunos lugares he leído que el ajo incluso tiene propiedades antiparasitarias. Pero conociendo los efectos negativos y graves que puede producir, es mucho mejor usar antiparasitarios comerciales (pipetas, pastillas o collares), que correr el riesgo de producir una intoxicación grave.

 

Aguacate

Contiene una sustancia llamada Persin. Se encuentra en corteza, carne y semilla. En personas no produce ningún daño, pero sí en animales. Incluídas aves, que son las más sensibles. También en conejos, ratones, y por supuesto perros y gatos. En estos últimos, consumido en grandes cantidades, produce vómitos y diarreas. En aves, produce taquicardia, edema e incluso la muerte.
Otro problema es el hueso, que se puede quedar atascado en intestino y obstruirlo.

En la clínica he coincidido con varias personas que tienen a sus perros en fincas de aguacate, y los devoran. En ningún caso han notado síntomas. Como siempre, depende del tamaño del animal y de la cantidad consumida.

 

Café y té

Alimentos peligrosos perro
Alimentos peligrosos perro

La cafeína y la teína son esas sustancias que nos hacen estar más espabilados por la mañana después del café. Imagina que tomas tres cafés seguidos bien cargados. Acabas como una moto, con taquicardias, nerviosismo, sudoración.

Los perros y gatos son mucho más sensibles, así que imagínate como acabarían los pobres. No creo que nadie en su sano juicio le prepare una taza de café a su mascota, pero siempre se puede derramar algo. Más de una vez he pillado a los míos rechupeteando el suelo cuando se me ha caído algo.

 

Alcohol

Si es tóxico para ti, para un animal mucho más.

¿En serio estás pensando darle cerveza a tu mascota?

Mejor búscale otra familia. Y después visita a un psicólogo.

 

Cannabis

Aunque no es un alimento, tengo que hablar de él. He hospitalizado un número suficientemente alto de perros (ningún gato) por intoxicación con cannabis que lo considero un problema frecuente. No es que sus dueños se lo lo hayan dado conscientemente. Pero por algún motivo, a los perros les llama mucho la atención y se lo comen. También he visto intoxicaciones sólo por el humo de los porros.

En perros grandes, llegan desorientados, con incoordinación y en otro mundo

En cachorros y perros de pequeño tamaño, la cosa es más grave. Aparte de lo descrito, se produce una hipotermia grave, temblores, convulsiones y hasta coma.

 

Chicles o gominolas

Muchos de estos productos contienes xilitol, un edulcorante natural altamente peligroso. Ya hablé sobre sus efectos en este artículo. Échale un ojo si te lo perdiste.

 

Corazones de manzana

Si ves C.S.I. o algún programa similar, seguro que has oído hablar del cianuro y sus usos como veneno. Pues se encuentra también en las pepitas de la manzana.

Los gatos las suelen ignorar. Pero los perros, como buenas aspiradoras que son, las devorarán si las tienen a mano.

Puede producir alteraciones en la respiración, convulsiones, coma…

Como siempre, en grandes cantidades. No le pasará nada por comerse sólo unas pepitas.

 

ALIMENTOS PELIGROSOS, NO TÓXICOS

Por desgracia, los efectos de estos suelen ser mucho más comunes. Cada semana aparece algún animal en la clínica afectado por alguno de estos alimentos.

 

Leche

Cuando se destetan, entre las 3 y las 5 semanas, tanto perros como gatos pierden la capacidad de digerir la lactosa.

De hecho, los humanos somos los únicos que seguimos bebiendo leche después del periodo de lactancia. Y es porque tenemos una mutación genética que nos permite seguir digiriendo la lactosa (las personas intolerantes a la lactosa carecen de ese gen).

Los síntomas que produce son digestivos, como vómitos y diarrea.

Si tienes un cachorro lactante, tanto perro como gato, no uses leche de vaca. Ni entera, ni desnatada, ni mezclada con agua. Lo normal es que le siente bastante mal. Ese tipo de leche contiene una gran cantidad de lactosa (la que menos tiene es la leche de cabra). Y unos contenidos en grasa y proteína muy distintos de los que necesita un perro o gato (ten en cuta que esa leche está producida para un animal totalmente herbívoro). Usa una leche maternizada específica para el animal que tengas, y te ahorrarás problemas.

 

Aceitunas con hueso

Los gatos tienen una especial fijación con las aceitunas. 

Se cree que puede ser porque desprenden un tipo de feromona parecida al catnip o hierba gatera. Un tipo de planta que produce euforia en algunos gatos. En los míos nada de nada, se nota que son especiales.

Pero doy fe del extraño poder de atracción de las aceitunas, sobre todo en Rati. Hasta me ha mordido para robarme un trozo.

El riesgo está en el hueso, no en la aceituna en sí. Muchos gatos llegan a urgencias con un hueso de aceituna atravesado en la tráquea o en intestino. Y eso acaba en endoscopia como mínimo. Aquí te dejo un vídeo de Rati emocionado con ellas.

 

 

Huesos

Huesos para perro
Huesos para perro

 

Los huesos dan para un tema aparte, así que aquí dejaré sólo unas pinceladas.

Hay perros que han comido huesos toda su vida y nunca ha pasado nada. Y otros que han acabado en quirófano con una perforación en el intestino por una astilla de hueso de pollo.

Problemas:

– Los huesos cocidos, de pequeño tamaño, o de pollo, se astillan con bastante facilidad.

– En la clínica he visto huesos atravesados en la garganta, en el esófago, estómago…

Obstrucciones por huesos de costilla en el intestino.

Fecalomas (acumulaciones de heces duras mezcladas con restos de hueso) que han necesitado días de enemas, laxantes, y colonoscopia para deshacerlos y poder expulsarlos. Peritonitis porque una astilla ha perforado el intestino…

– Dientes rotos

 

Ventajas:

Aporte natural de calcio y fósforo, minerales imprescindibles.

– Ayudan a mantener limpios los dientes, sobretodo los huesos grandes que tienen que roer.

– Les mantienen entretenidos y son un juguete natural.
Mis perros jamás han probado uno, porque he visto demasiados problemas causados por ellos y sinceramente, me dan miedo.

Uso huesos de piel prensada, o tendones curados en sustitución. Pero conozco quién se los da sin problemas, e incluso expertos nutricionistas que defienden su uso.

 

Si decides darle un hueso, mi consejo es:

– Que sea de gran tamaño, como el hueso del jamón. Es difícil que lo partan o astillen y se traguen un trozo.

– Con restos de carne y cartílago, mucho más nutritivo. Y se entretendrá mucho más.

– Siempre crudo. Los cocidos se parten y los pueden tragar dando todos los probemas que te he contado.

Dáselo mientras estés presente, por si pasa algo. Esto es válido también para huesos de piel, tendones, orejas de cerdo, juguetes que se pueda tragar…

Hueso de piel prensada
Hueso de piel prensada

 

Chorizo y otros embutidos con pimentón

El pimentón les causa irritación en estómago e intestino, provocanto vómitos y diarreas.

En una ocasión, nos llegó una perrita a la clínica en parada cardiorrespiratoria por un trozo de chorizo que se le había quedado atrapado en la entrada de la tráquea. Lamentablemente pasó mucho tiempo sin oxígeno y no pudimos hacer nada para salvarla por mucho que lo intentamos.

 

Salsa de tomate

Les encanta, lo reconozco. Sobretodo si va con macarrones, o espaguetis.

Por comer un poco no suele pasar nada. Pero si se pasan zampando acabarán con una buena diarrea.

Aquí te dejo a Miausi intentando “robar” algo del plato de espaguetis.

Miausi con su mejor cara
Miausi con su mejor cara

 

 

Ahora es tu turno.

¿Has tenido algún problema con alguno de estos alimentos o con cualquier otro?

¿Le das huesos a tu perro?

¿Tu gato también es fan de las aceitunas?

 

 

 

Deja un comentario