Cómo elegir una buena residencia para mi mascota

Residencia canina

Hoy te voy a hablar sobre cómo elegir una buena residencia para tu perro o gato, para que no te pase como a mi con la primera que elegí.

Mi gran fallo al elegir la primera residencia.

Tengo que reconocer que me equivoqué totalmente con la primera residencia que elegí para mis Ruris.

Era espaciosa y tenía muy buena pinta, pero estaba demasiado masificada y con poco personal. Y por lo que supe más tarde, con poca o nula experiencia en animales fuera del hotel (limpiarlos, alimentarlos, y poco más).

Cuando volvía de un viaje, Duna estaba como siempre, (su salvajismo le hace adaptarse muy fácilmente a cualquier situación). Pero Poden y Feo volvían muy delgados y se les caía el pelo a lo puñados. Incluso volvían sucios.

Por suerte, acerté con la segunda.

Acogían a pocos perros, porque querían dedicarles a cada uno el tiempo que necesitasen.

Tenía mucho espacio para que corriesen. Salían a pasear dos o tres veces al día. Querían a los perros, sabían manejarlos, y lo mejor, volvían a casa tal cual se habían ido, gorditos y felices.

Pero Feo desarrolló una insuficiencia cardiaca, y era imposible dejarlo en la residencia, por muy grande que fuese el lugar. Se ponía muy nervioso, respiraba mal, y el estrés en un animal (o persona) con un problema cardiaco puede ser grave.

Busqué un canguro, pero no encontraba a nadie que me diese confianza. Al final, su peluquera canina me hizo el grandísimo favor de cuidarlo cuando me iba de la isla. Nunca se quedaba solo, se lo llevaba a la peluquería siempre. Y también subía un par de veces a casa para dar de comer y vigilar que todo fuese bien con Miausi y Rata (nuestros gatetes).

Los gatos son animales muy sensibles a cualquier cambio en su entorno, y el estrés que sufren suele traducirse en problemas médicos. Por eso no queríamos sacarlos de casa para que acabasen en una jaula en un lugar desconocido.

No todos los animales necesitan el mismo tipo de cuidados. Algunos, como Duna, se adaptarán a cualquier cosa. Y otros, como Feo, necesitarán una persona que esté continuamente pendiente de ellos.

Los gatos, cuanto más estable sea su entorno, mejor.

Y tú, ¿cómo puedes elegir una buena residencia?

Para perro:

Residencia Canichou
Residencia Canichou, en Guía de Isora, Tenerife. Aquí se quedaban mis perretes. Te la recomiendo si vives en la isla.

Ten confianza con las personas con las que dejas a tu mascota.

No puedes irte y estar todo el tiempo preguntándote si algo va a salir mal. Si no confías, busca otro sitio.

Que tengan suficiente espacio, y medios.

No vale que tengan una finca inmensa si tu perro se va a pasar una semana o un mes en encerrado todo el día. Asegúrate que lo sacan de paseo, que le prestan la atención que necesita.

Que tenga todos los permisos en regla.

Calefacción y aire acondicionado, sobre todo en lugares con grandes cambios de temperaturas.

Que esté limpia.

Si veo una residencia con los animales sucios, o cacas en los recintos, huyo.

Que tengan experiencia con perros.

Que sepan tratarlos y actuar en diferentes situaciones. O algún título, como auxiliar de veterinaria, adistrador, etc

– Que tengan concertada visitas con algún veterinario por si pasa algo en tu ausencia.

Que no esté masificada.

Si hay muchos animales, es difícil que puedan prestarles una buena atención individualizada, a no ser que cuenten con mucho personal. En mi caso al menos prefería dejarlos en una residencia que acogía a pocos perros, y así me aseguraba de que si pasaba algo los cuidadores se darían cuenta rápido.

Si tu mascota es mayor, necesita medicación o cuidados constantes, lo mejor es que se quede con un canguro en su casa.

Que sepa darle la medicación y detectar si algo no va bien para acudir lo antes posible a un veterinario. Esto era fundamental con Feo. Que si su enfermedad iba mal, fuese a la clínica lo antes posible.

Para gato:

Residencia felina Gatosphera
Residencia felina Gatosphera, en Madrid. Tiene muy buena pinta.

Con gatos, me parece mejor idea que un cuidador se pase por el domicilio un par de veces al día para darles de comer, jugar con ellos y asegurarse de que todo está bien a dejarlos en una residencia.

Los gatos se estresan mucho con los cambios, incluso pueden dejar de comer. Y mucho más un animal tan activo si se ve encerrado en una jaula, aunque sea grande.

Si aún así decides dejarlo en una residencia, esto es lo que debes valorar:

– Todo lo que he escrito para perros es valorable también para gatos, pero se necesitan algunas cosillas más.

– La caseta ha de ser amplia y de techos altos.

Residencia felina Gatosphera
Residencia felina Gatosphera, en Madrid

Con baldas para escalar y subir a diferentes niveles. Si lo van a dejar en una jaula de pequeño tamaño, te aconsejo que busques otro sitio.

– Que cuente con rascadores y lugares para esconderse en su caseta y sentirse seguro. Si está asustado, agradecerá tener ese lugar donde refugiarse.

Juguetes para entreterse.

–  Varios areneros.

Si disponen de un lugar amplio, un arenero puede ser insuficiente.

– Es preferible que no lo pongan en contacto con otros gatos, sobre todo si son adultos. Son animales solitarios y pueden no tolerar, que aparte de estar en un lugar desconocido, estén con animales desconocidos.

COMO PREPARAR LA ESTANCIA

– Si lo dejas en una residencia, llévale su cama y algún juguete, para que no se sienta tan extraño.

– Lleva también su comida habitual, para evitar problemas digestivos.

– Muy importante cómo es su relación con otros animales, recuerda que va a estar rodeado de mascotas a las que no conoce.

Si tienes varias mascotas y se llevan bien entre ellas, es recomendable que se queden juntas en el mismo recinto.

Informa siempre a sus cuidadores del carácter de tu mascota, si tiene alguna enfermedad o necesita cuidados especiales.

– Si puedes, visítala unos días antes con tu mascota para asegurarte que el lugar cumple con las condiciones que buscas, y que tu mascota se habitue al lugar y a sus cuidadores.

A todos los perros les cuesta ver irse a sus dueños mientras están encerrados en un chenil.

Si tienes un gato, seguramente ni te mire marchar. Disimulan mucho mejor sus emociones, pero a su manera, te echará mucho de menos.

 

En las residencias fiables te suelen pedir que tu mascota esté correctamente vacunada, desparasitada e identificada con microchip.

 

 

¿Tus mascotas son de residencia o de canguro?

¿Has tenido algún problema con alguna residencia?

¿Has estado en alguna que te haya gustado especialmente?

Me encantará leer tus comentarios. ¡Anímate!

 

 

 

Deja un comentario