Alergia ambiental en el perro. Causas, síntomas y tratamiento

Alergia ambiental en perros

La alergia ambiental en el perro es una de las enfermedades más frecuentes que afectan a nuestros peludos. En este artículo te hablaré de la alergia ambiental en el perro (también conocida como atopia) para que puedas reconocerla y cómo tratarla. Y en el siguiente hablaré sobre la alergia alimentaria, ya que en muchos casos coexisten los dos tipos. 

Alergia ambiental en el perro
Alergia ambiental en el perro

TIPOS DE ALERGIA EN EL PERRO

Existen muchos tipos de alergia en el perro:

 

       1.  Alergia ambiental

2.  Alergia alimentaria

        3.  Dermatitis alérgica a la saliva de las pulgas

        4.  Alergia por contacto

        5.   Urticaria o angiedema

 

QUÉ ES LA ALERGIA AMBIENTAL EN EL PERRO

La alergia ambiental en el perro es una reacción exagerada del sistema inmune ante un elemento externo (alérgeno) que normalmente no es dañino, como el polen, el polvo o los ácaros. El cuerpo responde a una “falsa alarma” y lo hace de una forma excesiva, causando daños en el organismo.

La piel ejerce como barrera frente a sustancias dañinas. Los alergenos suelen penetrar en el cuerpo a través de la piel, y en menor medida, inhalados. Hay perros que tienen predisposición genética a presentar una alteración en la piel y serán más susceptibles de desarrollar una alergia ambiental. 

Tu perro debe estar en contacto con el alérgeno durante un período de tiempo para que el organismo se vuelva sensible a él.

Suele aparecer cuando el perro es joven, la mayoría muestran síntomas entre los seis meses y tres años de edad, aunque a veces aparecen más tarde. 

Puede aparecer en cualquier raza o cruce, pero se ve sobre todo en bulldog inglés y francés, caniche, labrador o dálmata.

 

SÍNTOMAS DE LA ALERGIA AMBIENTAL EN LOS PERROS

Cómo afecta la alergia ambiental al perro
Cómo afecta la alergia ambiental al perro

El síntoma principal de una alergia ambiental en el perro es el picor, por lo que tu mascota se rascara, mordisqueará, lamerá o se frotará contra paredes o muebles. También puede aparecer otitis recurrentes, picor en labios y párpados, y lamido de las extremidades anteriores. También encontramos lesiones en tronco, ingles, abdomen y axilas, dependiendo de la intensidad de la alergia.

Como consecuencia de ese picor y el rascado, aparecerá enrojecimiento, infecciones secundarias, incluso heridas si el picor es muy intenso. Si la alergia ambiental en el perro lleva mucho tiempo sin ser tratada, la piel aparece engrosada e incluso con un color grisáceo que recuerda a la piel de un elefante. Alopecias (falta de pelo) secundaria al rascado.

 

CAUSAS DE LA ALERGIA AMBIENTAL EN PERROS

         1.  Polen de las plantas y árboles

         2.  Insectos

         3.  Ácaros del polvo

         4.  Esporas

         5.  Levaduras como la Malasezzia

 

CÓMO SE DIAGNOSTICA

Es difícil distinguir una alergia alimentaria de una atopia a simple vista.

Cuando tu perro se rasque, antes de diagnosticar una alergia, siempre hay que descartar parásitos, infecciones, pulgas, sarnas, alergia alimentaria y hongos, que en ocasiones causan síntomas parecidos.

  – Pruebas de alergia en sangre

Se miden un tipo de proteína que se eleva en casos de alergia, las Inmunoglobulinas G y M, que son anticuerpos específicos que atacan a los alérgenos que consideran peligrosos para el organismo, pero que en el caso de una alergia no lo son.

   – Intradermorreación

Tu veterinario inyectará en la piel una pequeñísima cantidad de alérgenos y verá la reacción que tenga la piel (normalmente el tamaño de la roncha que se forma).

 

TRATAMIENTO

La alergia en los perros es una enfermedad crónica y lo único que podemos hacer es controlarla y tratarla cuando los síntomas sean muy evidentes.

La mayoría de los tratamientos consisten en inmunosupresores o inmunomoduladores, es decir, disminuyen la respuesta del sistema inmune para que no reaccione frente a los alérgenos.  El problema es que el sistema inmune no solo no responde frente a alérgenos, también puede dejar de funcionar contra verdaderas amenazas, como virus o bacterias. Se pueden administrar de forma oral como pastillas o jarabe, inyectados o en pomada si el problema está localizado en una zona pequeña. incluyen cortisona, ciclosporina, oclacitinib (apoquel) y lokivetmab (cytopoint). Siempre se deben administrar bajo control veterinario por los efectos secundarios que pueden provocar.

Inmunoterapia alérgeno específica, inyectable o sublingual. Cuando se realizan las pruebas de alergia y se detectan los alérgenos se puede preparar esta inmunoterapia. Trata de crear tolerancia a aquello que produce alergia, es decir, que el sistema inmune no reaccione.

Los antihistamínicos no suelen funcionar en la alergia ambiental en el perro.

Antibióticos o antifúngicos si hay infecciones secundarias.

 

¿CÓMO DISMINUIR LOS SÍNTOMAS Y ESPACIAR LOS BROTES?

Existen muchos productos que ayudan a mejorar la función de la piel como barrera protectora. Con ellos conseguirás que los brotes de alergia se espacien en el tiempo y necesitarás menos dosis de medicamentos para controlarlo.

  • Ácidos grasos omega 3: Aportan EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), los cuales cumplen una función antiinflamatoria importante.
  • Ácidos grasos omega 6: Aportan GLA (ácido gama linolénico) importante para la reconstrucción de la barrera cutánea.

Podemos picarlos con una aguja para mezclar el aceite directamente con la comida todos los días u ofrecérselos como premio en CÁPSULAS ORALES

O en presentaciones que se aplican directamente sobre la piel de forma semanal o quincenal en forma de PIPETAS

  • Dietas especiales para perros con alergia ambiental, que aportan más ácidos grasos que un alimento normal, también favorecen la cicatrización y ayudan a mantener la piel hidratada. Estas dos son mis favoritas.

HILL,S DERM DEFENSE

ADVANCE ATOPIC

  • Champús con clorhexidina y fitosfingosina. Ayudan a mantener la piel limpia, eliminan los alergenos que se encuentran sobre la piel, hidratan y ayudan a controlar malasezzias e infecciones secundarias leves. Puedes bañarlo 2 o 3 veces por semana, dejando actuar el champú 5-10 minutos antes de aclararlo, y espaciar los baños cuando se sienta mejor.
  • Si te cuesta bañarlo, puedes optar por espumas. Se aplican sobre la piel 2-3 veces por semana y no es necesario bañarlos después.

 

 

Si necesitas algo para tu perro puede visitar VETSELECTION, donde encontrarás todo lo que necesitas para tratar la alergia ambiental de tu perro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.